Vidas pasadas y Recuerdos

St Augustine’s oldest house

Se dice que cada alma posee en su subsconciente, astibos, retazos y recuerdos de su pasado anterior, proveniente de muchas vidas sucesivas. Son semillas kármicas alojadas en la columna astral. Y germinan durante determinadas ocasiones propicias.

El olvido del pasado es necesario para evitar el trauma y el remordimiento.

Cada nuevo capitúlo de aprendizaje de vida, es para enmendar y mejorar nuestra evolución en el plano físico; y concentrarnos en el presente.

Nuestra misión es conocernos a uno mismo, y sobre todo Amar en demasía a todos los seres vivientes.

No es el Amor burdo y pasional, material y pasajero, al que me refiero.

Es el Amor Universal Crístico, desinteresado, espiritual que es inculcado por El Padre, y por la Madre Divina a través de las escrituras sagradas.

Observen sus deseos innatos e inclinaciones. Analizen y estudienlos con meticulosidad.

Sobre todo aquellos, que son chispas inexplicables de conocimiento superior.

Y que aparecen como de la nada.

Reflexionen sobre sus atracciones culinarias y deseos por visitar y viajar a lugares remotos en otros países o de sitios que existierón en épocas préteritas.

El bagaje que arrastramos está adjunto a atavismos, virtudes, defectos y vocaciones innatas.

Mediten en particular sobre los estados anímicos que no parecen tener explicación racional.

Un día se pueden sentir como deprimidos o tal vez de mal humor. Sin saber por que.

Por ejemplo viviendo en un ambiente de abundancia, nos sentimos a veces disgustados, tristes y mélancolicos. Y sin motivos fehacientes.

En cambio con la meditación experimentan paz y gozo.

Los malos hábitos de estados anímicos, que hemos cultivado en el pasado, están enquistados en los surcos de la mente subsconciente. Son semillas kaármicas perniciosas, que nos persiguen de encarnación en encarnación. Y que debemos erradicar.

La atracción por viajar a determinados países y geografías determinadas, es otro indicador de que hemos vivido ahí anteriormente.

Desde la edad de 7 años a los 10 años, recuerdo escribir cuentos, productos de mi imaginación y usaba palabras que jamas habia leído en un diccionario o escuchado alguna vez.

Por ejemplo las palabras estupefacto, asiduo, principiante, anonadado; así por citar algunas; las escribí a esa corta edad. Conocía su significado de immediato, pero de manera Intuitiva y no racional.

Está también la teoria de Carl Jung, del subsconciente colectivo.

Pero estoy convencido de que nace desde mi interior. Y es ajeno a algo colectivo Universal.

A través de los sueños oníricos y los vivídos, vislumbramos y recreamos vidas anteriores o ciertos capitulos de la misma.

Uno logra saber por intuición; si el sueño es producto de una mala digestión, de una preocupación, de un miedo, o una vida pasada. O algo real.

A veces son sueños proféticos.

Pero a lo que me refiero son a los sueños detallados y vividos, que transmiten un mensaje especial para el Ser.

Hay otros sueños, que se nos repiten muchas veces y debemos estudiar con ahinco su significado, hasta lograr dilucidar su mensaje. Lo que nos están diciendo.

En el Supra consciente vemos la realidad como es. Pero infinidad de veces se mezcla está, con el subsconciente y la mente objetiva física. Trayendo confusión.

Con el tiempo y el estado de vigilia; la memoria se desvanece.

Por eso uso mi técnica de revisión mental del sueño mental y asi fijo en mi mente ordinaria, los mensajes del supramental. Para interpretarlos correctamente.

Anotar los sueños al despertase es una técnica muy buena, que desarrolla la memoria. Y nos permite recordar los sueños.

Alcanzamos maestría con la práctica.

El objetivo no es recordar vidas pasadas, ya que hay un velo de La Providencia que por ley del Karma no oculta o no permite la visión de vidas pasadas, por razones obvias.

Solo es vislumbrada, cuando tenemos que aprender una lección.

Pero para lograr extraer de esos baules, los recuerdos útiles, o sea el conocimiento literario, ciéntifico y de arte que almacenamos en el cuerpo astral de vidas pasadas. Es menester el desarrollo y técnica para recordar los sueños como describí anteriormente.

Y sobre todo con la ayuda de técnicas de meditación.

El permitir que salgan a la luz, esos conocimientos pasados, es un baluarte y un acicate para la vida presente. Y se nos hace más fácil el exito y la posibilidad de avanzar con vertiginosidad en el proceso evolutivo, tanto materialmente, como mental y espiritualmente.

© All rights reserved Rigo Muniz

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *